Abogado de familia, derecho de sucesiones

Bellisimo texto de Clarise Lispector


Ya escondí un amor por miedo de perderlo. Ya perdí un amor por esconderlo. Ya me aseguré en las manos de alguien por miedo. Ya he sentido tanto miedo, hasta el punto de no sentir mis manos. Ya expulsé a personas que amaba de mi vida, ya me arrepentí por eso. Ya pasé noches llorando hasta quedarme dormida. Ya me fui a dormir tan feliz, hasta el punto de no poder cerrar los ojos. Ya creí en amores perfectos, ya descubrí que ellos no existen. Ya amé a personas que me decepcionaron, ya decepcioné a personas que me amaron.

Ya pasé horas frente al espejo tratando de descubrir quién soy. Ya tuve tanta certeza de mí, hasta el punto de querer desaparecer. Ya mentí y me arrepentí después. Ya dije la verdad y también me arrepentí. Ya fingí no dar importancia a las personas que amaba, para más tarde llorar en silencio en un rincón. Ya sonreí llorando lágrimas de tristeza, ya lloré de tanto reír. Ya creí en personas que no valían la pena, ya dejé de creer en las que realmente valían. Ya tuve ataques de risa cuando no debía. Ya rompí platos, vasos y jarrones, de rabia. Ya extrañé mucho a alguien, pero nunca se lo dije.

Ya grité cuando debía callar, ya callé cuando debía gritar. Muchas veces dejé de decir lo que pienso para agradar a unos, otras veces hablé lo que no pensaba para molestar a otros. Ya fingí ser lo que no soy para agradar a unos, ya fingí ser lo que no soy para desagradar a otros. Ya conté chistes y más chistes sin gracia, sólo para ver a un amigo feliz. Ya inventé historias con finales felices para dar esperanza a quien la necesitaba. Ya soñé de más, hasta el punto de confundir la realidad. Ya tuve miedo de lo oscuro, hoy en lo oscuro me encuentro, me agacho, me quedo ahí.
Ya me caí muchas veces pensando que no me levantaría, ya me levanté muchas veces pensando que no me caería más.Ya llamé a quien no quería sólo para no llamar a quien realmente quería. Ya corrí detrás de un carro, por llevarse lejos a quien amaba. Ya he llamado a mi madre en el medio de la noche, huyendo de una pesadilla. Pero ella no apareció y fue una pesadilla peor todavía. Ya llamé a personas cercanas de "amigos" y descubrí que no lo eran... a algunas personas nunca necesité llamarlas de ninguna manera y siempre fueron y serán especiales para mí...

No me den fórmulas ciertas, porque no espero acertar siempre. No me muestren lo que esperan de mí porque voy a seguir mi corazón! No me hagan ser lo que no soy, no me inviten a ser igual, porque sinceramente soy diferente! No sé amar por la mitad, no sé vivir de mentira, no sé volar con los pies en la tierra. Soy siempre yo misma, pero con seguridad no seré la misma para siempre!

Me gustan los venenos más lentos, las bebidas más amargas, las drogas más potentes, las ideas más insanas, los pensamientos más complejos, los sentimientos más fuertes. Tengo un apetito voraz y los delirios más locos. Pueden hasta empujarme de un risco y yo voy a decir: "Qué más da? Me encanta volar!"

Clarice Lispector

Abogado de familia, derecho de sucesiones

CLARO QUE NO SOMOS UNA POMPA FUNEBRE, por Gioconda Belli
 Claro que no somos una pompa fúnebre...
 
Claro que no somos una pompa fúnebre,
a pesar de todas las lágrimas tragadas
estamos con la alegría de construir lo nuevo
y gozamos del día, de la noche
y hasta del cansancio
y recogemos risa en el viento alto.
 
Usamos el derecho a la alegría,
a encontrar el amor
en la tierra lejana
y sentirnos dichosos
por haber hallado compañero
y compartir el pan, el dolor y la cama.
 
Aunque nacimos para ser felices
nos vemos rodeado de tristeza y vainas,
de muertes y escondites forzados.

Huyendo como prófugos
vemos como nos nacen arrugas en la frente
y nos volvemos serios,
pero siempre por siempre
nos persigue la risa
amarrada también a los talones
y sabemos tirarnos una buena carcajada
y ser felices en la noche más honda y más cerrada

porque estamos construidos de una gran esperanza,
de un gran optimismo que nos lleva alcanzados
y andamos la victoria colgándonos del cuello,
sonando su cencerro cada vez más sonoro
y sabemos que nada puede pasar que nos detenga
porque somos semillas
y habitación de una sonrisa íntima
que explotará
ya pronto
en las caras
de todos.
 
Gioconda Belli /nacida en Managua en 1948 
Poesía seleccionada por Mirta Núñez, abogada de familia, psicóloga social
Abogado de familia, derecho de sucesiones

ESE DUELO, por Sandra Russo

Dos días después de hacerme un aborto, fui a una reunión social en la que había una mujer que poco antes había perdido su embarazo de seis meses. Todos trataban de estar alegres y ocurrentes, pero al mismo tiempo de medirse, de guardar cierto recato. Y aunque esa mujer era muy fuerte y conversaba y sonreía, costaba mucho esfuerzo disipar la nube de angustia y sufrimiento que la envolvía. Me acerqué a ella en un momento, y a pesar de que no nos conocíamos mucho, me habló de lo que le había pasado. Me dijo que tenía la sensación de que todo era irreal. Me dijo que su cuerpo estaba en esa fiesta, pero que su alma estaba en otra parte. No sé por qué me lo dijo a mí, pero la escuché. Yo del aborto no le dije nada. ¿Qué iba a decirle? ¿Qué yo había decidido interrumpir un embarazo, justo a ella que no lo había decidido y lo había perdido? Era claro que esa mujer estaba sumergida en un duelo del que le costaría mucho salir.

Del duelo del aborto, en cambio, no se habla. Como no se habla del aborto, no se habla del duelo del aborto.

Abogado de familia, derecho de sucesiones

Domingo, por Margarita Garcia (diario Critica)
Domingo

Margarita García

El domingo en casa, con invitados de domingo, hablábamos de lo tristes que suelen ser los domingos. Quizá no a la mañana, cuando la cabeza está en la onda de recibir o visitar o salir a hacer vida de domingo, sino después: pasado el almuerzo, el postre, los cafés. Es la hora del hastío y se ubica en ese momento en que los invitados deben volverse a su casa y los anfitriones levantar la mesa, y unos y otros se miran las caras y sucede que a algunos les entran unas ganas irremediables de largarse a gritar. Se llama angustia, me ha pasado. Lo peor de ese momento es que uno mira el reloj y descubre que todavía faltan muchas horas para que se acabe ese día y empiece otro: el trágico lunes. ¿Y qué se hace en la víspera? ¿Refugiarse en un partido de fútbol o golpearse la cabeza contra la pared y llorar? Yo prefiero lo segundo, pero es cuestión de gustos. Eso discutíamos el domingo en casa, mientras sorbíamos lentamente el café, como quien alarga el preámbulo de una noche que sabe densa, difícil. “Es horrible” decía D mirando su café helado, los ojos le brillaban desde el fondo de la taza. Se llama miedo, me ha pasado. Al miedo le da hambre los domingos. Hay gente que intenta sacudirse la tristeza dominical haciendo cosas que no están en la lista oficial de actividades de domingo. Gente que improvisa. Pero cuando uno improvisa, irrumpe en el orden natural de las cosas y al final te lo echan en cara. El domingo es vengativo. ¿Leer en un parque bajo la sombra de un jacarandá? No, ese lugar es para los niños o los perros o los picnics familiares. ¿Por qué? Porque es domingo. ¿Salir a almorzar solo? No, todas las mesas están preparadas para seis, más la sillita del nene. Y aunque te dejasen comer en la barra o en un rincón de la cocina, sería peor. Miras alrededor y es evidente que la onda es otra, te sientes solísimo. Es entonces cuando te preguntas: ¿acaso no merezco un domingo triste normal, como la gente? ¿Qué soy, una flor seca? “Sos nadie” insistía D, con su café intacto. Habíamos hecho fuego en la chimenea pero estaba a punto de
apagarse. Los invitados también. “¿Saben qué es peor que una tarde de
domingo?”, preguntó D. “¿Qué?” dijimos los demás en ese tono aletargado de la post-sobremesa. “Una tarde fría de domingo”. Nadie dijo nada. El último leño agonizaba.

Abogado de familia, derecho de sucesiones

TODOS ESTAMOS SOLOS EN BUENOS AIRES, de Laura Yasán
ella duerme con piyama de seda
afuera merodea un vendaval sudaca
la noche cobra víctimas
babea en las terrazas una furia homicida
nada cambia jamás
todos estamos solos en buenos aires
todos estamos turbios
todos estamos hartos
Abogado de familia, derecho de sucesiones

Siguiente >> Último |>
 Registros 1 a 5 de 63


Click for Buenos Aires, Argentina Forecast

Suscríbete a familiayplanificacion
 
Alojado en egrupos.net



 
Guardar en:
Guardar en Marcadores
Boletín Gratuito,
"Familia y Planificación Personal"
Suscríbase Ahora!!

 
Alojado en egrupos.net

Dra. Mirta Susana Nuñez (ABOGADA, UBA)
Sarmiento 1422, piso 7, of. 3, (1042)
Buenos Aires, Argentina - Tel./ Fax.: 4373-1938

Copyright 2006 - 2017 Mirta Susana Núñez - Todos los derechos reservados

En este sitio encontrará material sobre: Mirta S. Núñez, abogado de familia, abogada autora de notas y artículos de abogacía, temas jurídicos, jurisprudencia, novedades del ámbito judicial, derecho civil, sucesiones, Cuestiones jurídicas patrimoniales, planificación sucesoria,planificación patrimonial, planificación personal, tramitación juicios, su filosofía de trabajo en temas jurídicos, links de sitios de temas jurídicos, mediadora, psicóloga social, coach, abogados familiares, abogados de familia, abogados sucesiones, asesoramiento juridico, coaching personal, coaching profesional, coaching on line, mediacion, daños y perjuicios, accidentes de tránsito, contratos, alquileres, boletín familia y planificacion personal, tenencia, regimen de visitas, alimentos, abogada de familia, abogada argentina, Abogado de familia, abogada buenos aires, menores, herencias, testamentos, quién hereda, consultoría jurídica, consultora personal, honorarios abogados, convenio de honorarios, sociedad conyugal, problema conyugales, hijos menores, adopción, curatelas, curadora, tutelas, tutora, accidentes, familia, familiar, familiares, divorcios, alimentos, separación personal, separación de hecho, desalojos , derecho sucesorio, sucesion testamentaria, ejecuciones, división de bienes, partición de herencias, embargos.

Diseño web y optimización www.paginadigital.com.ar

Home | Contacto
 

 

Búsqueda